jueves, 21 de febrero de 2008

Rectificando


Al margen de lo que diga la letra de cierta canción, ha dejado de llover. Y, aunque siguen pululando ciertas nubecillas allá en lo alto, con el agua se ha ido mi mal humor, o por lo menos casi todo. Llevaba tres días con los niveles de mala leche por los cielos, rozando lo alarmante; ya que estoy, aprovecho para pedir disculpas a todo aquel con el que me haya pasado más pueblos de la cuenta. Como muchos sabréis, no conseguí aprobar el carnet (fatídico golpecito –lo que llamamos por tierras castellanas aparcar de oído- al estacionar marcha atrás...) y, aunque me lo tomé con toda la filosofia con la que fui capaz, reconozco que me deshinchó un poquito. Me presenté sin estar del todo preparada, era consciente de ello, pero aposté por el factor cumpleaños. Me equivoqué y de todo se aprende. Seguiré dándole duro; mi talón de Atiles: soy tremendamente despistada, y claro, conduciendo pasa factura. Si a esto le añadimos que perdí el abono (para mi próximo cumple quiero una cabeza nueva), el caso Tupperware (ya he conseguido dar con él, pero por lo visto ya no se puede hacer nada: actas firmadas ¬¬), mi facilidad para el cabreo y demás ingredientes aderezados con lluvia comprendereis el porque de estos tres días.

Me da en la nariz que hoy va a ser un buen día, por lo pronto, en cuanto deje de escribir, me voy a patear el centro en busca de instantáneas con mi vestido cantoso a lo Punky Bruster. No se me olvida: en breve seguiré con Ganda (si alguien recuerda qué era eso jajajaja; soy un caso -ojos en blanco-) y con “aquel” amago de hablaros un poco sobre neurología. Quizá también me dé por escribir para El Cuentacuentos, quien sabe. Lo dicho: un beso y muy buenos días.


3 comentarios:

Indi dijo...

Tres días de mala leche...sageráaa, eso es físicamente imposible tratándose de ti que eres un cascabelito jamia ;).
Claro que lo del carné, buf... la gente que trikismikis kes ¿no? total..a ver, si tuvieran que suspender a todos los que aparcan (mos) de oido el parque automovilístico se quedaba vacío en dos horas xd¡¡¡¡.
Tu has como aquella que venía en mi tanda de exámenes, la tía había suspendido 6 veces y el de la autoescuela la obligó a beberse dos "cazallas". Aprobó, aunque iba más ciega que una perra jajaja misterios del universo.

No te enfades que no vale la pena, además el 90% del examen de prácticas es suerte y a conducir, se aprende conduciendo¡¡¡¡¡¡

Hazle una foto al vestido ajjajaja porfaplis.

Un bessssssssssoooooooooo

Petit Bonbon* dijo...

¡Hola Cris!Buenas noches^^.

Me alegro de que no estés de mal humor,aunque creo que se ha trasladado a mí mediante una nube que se ha instalado cerca de mi casa...Ains...La lluvia me angustia.

Claro que de todo se aprende,y no te preocupes,que para tu próximo cumpleaños te voy a regalar una cabecita nueva;eso sí,hecha de fieltro...Jejeje!

Mi único consuelo de hoy es que el sábado voy con unas amigas a ver a Ernesto Sevilla a Gijón.Anima,¿verdad?:)

Un besazo gigantesco^^+(L)

Carlos dijo...

Como dice Indi,si esta mañana todos los que tuvieramos coche nos encontramos con un profe al conducir (no,no me refiero a atropellarlo sino sentado a nuestro lado) no aprueba la práctica casi nadie,bueno un sabado por la mañana nadie fijo.Así que date ya por aprobada,vamos es cuestión de oficializarlo pero que estás aprobada,eso fijo,fruta madura a punto de caer,fijo.
Eres extraordinaria y ni si te ocurra cambiar esa cabeza y mucho menos su interior!
A por el día,a por el finde! Que como vaticina tu naricina será genial!! :)
Un abrazo enorme!