domingo, 5 de agosto de 2007

Blablabla...

Cuentacuentos 24

Le escuché en silencio porque escupir aquella historia parecía costarle demasiado. Si le interrumpía nunca sabría la verdad así que esperé paciente a que recuperase la calma o lo que fuera que hubiera perdido...Nada más verle supe de lo que quería hablarme.

No me estaba enterando de nada. Al principio supuse que con los nervios no era capaz de pronunciar bien. Pasaron los minutos y consiguió calmarse así que imaginé que por fin empezaría a hablar con normalidad y que yo le entendería de una vez. No fue así. Llevábamos toda una vida juntos...¿cómo era posible que, ahora, de repente, no entendiera ni una sola palabra suya? ¿Qué me pasaba? ¿Estaría borracha?¿Lo estaría él? Tuve que interrumpir estos pensamientos: sobre su cabeza empezaron a formarse unas nubecitas rosas que al rato se transformaban en tres letras mayúsculas. BLA BLA BLA... Al principio solo aparecieron dos o tres filas pero empecé a asustarme cuando sobrepasaron la veintena y comenzaron a agolparse por todos los rincones de la habitación. Sabía que seguía hablando porque no paraban de salir nubes de su cabeza pero ya no le veía, los blablablas rosas flotaban amenazantes entre los dos y me quitaban toda visibilidad.

Abrí la ventana y los blablablas salieron volando. Ninguna nube rosa más salió de su cabeza por lo que supuse que había terminado de hablar. Me miró avergonzado (poco después entendí la razón) esperando una respuesta.

-Lo siento cariño, pero no me enterado de nada de lo que me has dicho...-le dije esforzándome por no darle demasiada importancia a lo que había presenciado-Ha sido muy extraño...¿no has visto lo que salía de tu cabeza?

Miré hacía el techo. De mi cabeza comenzaron a salir blablablas de color verde: él tampoco me estaba entendiendo. Nos miramos. Me fijé en la maleta que él tenía a sus pies. Debía llevar todo el rato allí pero no me había fijado en ella hasta ese mismo instante. De repente lo vi todo claro. Se marchaba, quizá hubiera otra persona. Hacía mucho que no lográbamos entendernos, el incidente de aquella tarde lo había confirmado: era como si ya ni siquiera hablásemos el mismo idioma. El amor se había esfumado hace muchos años y ahora solo quedaba un hilo de cariño y amistad. Me sentí bien, contenta por él...se había atrevido a dar el paso, a dejar una vida que había perdido el significado con el que comenzó.

Nos miramos a los ojos, nos sonreímos y nos fundimos en un abrazo. De su cabeza salieron unos cuantos blablablas más, sus ojos me hicieron adivinar lo que no había entendido de sus palabras.

-Cuídate mucho tú también –le dije mientras mis nubes verdes volvían a aparecer...

Nunca volveríamos a hablar el mismo idioma.



16 comentarios:

pOMeTapOeTa dijo...

muchas gracias por el comentario
pensaba k no lo había hecho bien otra vez
una historia muy surrealista
me gustó
seguro que en esta historia hay alguna cosa d tu vida reflejada
;)
besos

[pOMeTapOeTa]

contenedor dijo...

me ha encantado. Me alegro por la decisión que se ha tomado, por marchar y no empeñarse en algo que ya no tiene remedio, porque habría sido muy fácil comprarse un diccionario, pero es que hay idiomas que son muy difíciles de entender, algos como estos, imposibles de descifrar si no nos fijamos en algo más, miradas sí, por ejemplo. un abrazo

Jara dijo...

uy madre!! que cosa tan rara...

si a veces es mejor no decir nada, porque sobran las palabras, es lo mejor! Ves la maleta y ya sabes lo que sigue detrás.

Un tanto surrealista todo, pero a veces la vida es así.

besitos guapa

Jara

Anónimo dijo...

la historia es surrealista pero geniál. Lo del los blablablás volando es divino. jaja.

Salu2.

Luz de Luna

Brian Edward Hyde dijo...

Vaya, mujer,y yo que había dejado de creer en las onomatopeyas. Pues sí, creo que es la forma más visual (y eso que se trata de palabras) para mostrar esa separación... ese desentendimiento. Sí!!!! Y es lo mejor, poner tierra de por medio y cada cual seguir su camino :)

¿Qué tal el veranito? Espero que muy bien, niña.

Besos!

jenny teran dijo...

Suele suceder cuando se acaba el amor no se habla el mismo idioma, me gusto mucho tu historia.

Una buena decisión a tiempo evita que se termine con rencor una relación.

Saludos!!!

Mary dijo...

Me ha gustado mucho la forma tan original que has tenido para darnos a entender que no se entendían (lo de los bla, bla, bla)
un saludito

Carabiru dijo...

Pero qué buena idea!!!!
Me ha encantado como describes la incomunicación, me he imaginado la habitación llenándose de BLA BLAS rosas y verdes.

Por cierto, me he fijado que gavioto sobresale del margen, si quieres que sea más pequeño, cambiando en el código html que tuviste que meter para ponerlo, creo que es el número que va despues de Weight o una palabra parecida, reduciendo ese número, se reduce el recuadro donde va metida la mascotita.
Creo que me explico muy mal... aisss...

Asiria dijo...

Nada mas verle supe que de lo que quería hablarme. Esa frase pienso es clave en la obra. Un relato que refleja de muy bella forma la ausencia o la pérdida de esa senda por la que transcurrían las mismas palabras de amor. Pero aquellos ojos no necesitaban de palabras, ya poseía su propio idioma, ambos ya en la mirada hablaban el mismo idioma. Una historia llena de situaciones, cada momento que transcurre en ella, de un gran contenido, de una emoción que podía cortar el ambiente finalmente desbordada en ese abrazo. Una mirada, tan solo una mirada y hablaron el mismo idioma.
Un gran relato! Un abrazote!!

La Pelirroja dijo...

Me ha encantado, con tus metaforas, tus blablabla y ese no hablar el mismo idioma pero entenderse igual y, decidir, que a veces es mejor decir adios a tiempo antes de odiarse y perder del todo lo que les habia unido.

Me ha encantado, en serio.

Saludos.

Mj dijo...

Niña, qué pasada. La de veces que he visto yo salir esos blablablas y no sabía lo que veía.
Creo que tu relato va a abrir los ojos de muchos lectores.
Voy a cerrar la ventana que se escapan mis blablablas azules :)

Munlight_Doll dijo...

Muy buen dominio del surrealismo. Te ha quedado una historia muy original y con un mensaje de denuncia a la incomunicación que me ha gustado mucho^^
Un beso,
Mun

atenea dijo...

Hola tocaya!! Me ha encantado :) ya me imagino habitaciones llenas de blablablas de mil colores... qué colorido todo oye jajajaja (lo mío sería ya incomunicación a gran escala, que por desgracia también existe...)

Muy original tu forma de hacernos ver lo que les ocurre a los protas porque no lo dices explícitamente y a la vez lo vemos más que claro... genial, de verdad!!

Un beso!

Maya Takameru dijo...

Me ha encantado la idea del blablabla, y el final de la historia. Realmente genial ^^

niobiña dijo...

No me lo creo!!! Te puedo comentar!!!

Ainssss... Que dificiles son las cosas cuando empezamos a hablar idiomas diferentes y no podemos entendernos...

Me ha gustado... Me he visto reflejada en algunas relaciones pasadas...

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Sharon dijo...

ME ha encantado Klover!
Es realmente bueno como mezclas una historia surrealista con una situación tan real. Creo que si lo hubieras explicado de otra forma no te habría quedado tan tan bien.
Perfecto:)
Un beso