lunes, 22 de octubre de 2007

De cristal



Hacía frío aquella mañana; la fuerza que salía de las ranuras del radiador había conseguido el efecto contrario en el interior de la habitación, que ahora era una auténtica sauna. Cerró la puerta sin hacer ruido y salió al pasillo a medio vestir. Era tan temprano que sería el colmo de la mala suerte que alguien apareciese por allí, por lo que se arriesgó y terminó de vestirse entre el cuadro cubista y el interruptor de la luz. Prefería la vergüenza de unos instantes de desnudez ante un desconocido que la posibilidad de despertarle. Que siguiese soñando... La ranura de la 606 se iluminó pero a ella se le escapó el detalle.

Ya en el ascensor se colocó mecánicamente la bufanda y gastó el último caramelo de menta. Saludó al recepcionista que, rodeado de tazas vacías, miró de reojo e hizo un saludo que apenas cruzó la frontera del ademán. El ascensor había vuelto al sexto piso.

Apenas llevaba una semana en Madrid. Había llamado a unos cuantos amigos de la facultad; los que no estaban fuera de la ciudad tenían horarios imposibles que les ataban para tomar una mísera cerveza. Dichosos treinta... ¿era tan difícil desatarse un poquito el cinturón y dejar raciocinios y exageradas responsabilidades a un lado? Al final acabó llamándole, él no había cambiado...

En el hotel, el saludo-ademán del recepcionista se volvía a repetir.

No pasaba nadie, cruzó en rojo. La calle era un desierto urbano, solo dos o tres escorpiones en forma de quiosquero o con la palabra taxi tatuada en verde chirriante se dejaban ver de vez en cuando. El camión de la basura se llevaba los restos del día anterior, los recuerdos malolientes que la ciudad regalaba.

Estaba llegando al parque, ya se veía el portón negro a lo lejos. Al observar el letrero que colgaba sobre éste, notó una pequeña bofetada de desilusión: cerrado; en horario de invierno se abría a las siete y aún faltaba más de media hora. Miró a su alrededor, la calle estaba tan vacía que incluso hacía daño. Sólo se veía la silueta de un hombre ojeando una revista en el quiosco de la esquina. Ya lo había hecho años atrás y no le fue difícil escalar el muro. Una vez dentro sus pasos, ansiosos, cogieron velocidad y se perdieron por marrones caminos de hojas secas.

Con una revista enroscada en el bolsillo trasero del pantalón, el dueño de la silueta pegó un brinco dejando atrás los barrotes de metal.

Ella ya había llegado. Todavía era de noche y la luz de las farolas que no habían caído en las garras de piedras vandálicas se reflejaba en el agua. El silencio era tal que para sus oídos se convertía en canción. La fría luz contribuía a que el estanque pareciese de cristal, haciendo compañía al edificio que se erigía enfrente. Se acercó un poco a la orilla y se asomó: un grupo de cinco o seis patos dormía haciendo un corro... y...

Y... algo se acercaba a ella lentamente desde la otra punta del pequeño estanque... algo que flotaba y todavía no lograba distinguir...

Desde los arbustos los ojos de la antigua mirilla improvisaban una nueva, una mirilla de jardín. Observaban enfrascados como aquella sombra de madera se acercaba a ella...

Parecía un bote...
¡Era un bote! Una de las barcas del gran estanque...que se encontraba a diez minutos andando... Sin buscarle mucha lógica subió y se dejó llevar...


Tenía ganas de acercarse, hubiera querido subirse de un brinco con ella... pero prefirió quedarse a observar, al fin y al cabo su cuerpo se encontraba durmiendo a pierna suelta en el hotel...


soñando...

sueños de cristal...


18 comentarios:

Tormenta dijo...

Fundiendo sueños y realidad: simplemente precioso. tienes un don para narrar, tan solo espero que lo exprimas al maximo y no dejes de escribir. me gusta tu cabecita :)
un beso preciosidad
pd. me llegó tu sonrisa ^^

synn dijo...

¡oh!

¡Qué agradable sorpresa!
Me gustó este relato. Confieso haberlo leído dos veces, la segunda analizando bien la parte en cursiva, buscándole.

Este fin de semana estuve en el retiro, y casi me he imaginando paseando por allí hasta las barcas.

saluditos!

Rain dijo...

Que bien narrado!, muy bueno. Un paseo mágico por el Madrid que no conoce nadie...

___________________ dijo...

Muy bonito, todo, tanto la idea como la forma de llevarla a la practica. Te has superado con la historia 100 (y mira que le cuento de Cruz del Rayo es una pasada) Has conseguido una mezcla maravillosa de realidad y sueños, descrito con estilo que cada día me gusta más.

Un abrazo,

Pedro.

Luz de Luna dijo...

Muy bonito klover, con esa narrativa y descripciones que s�lo t� tienes.

Me gusta un webo lo del due�o de la sombra (�que expresi�n!).

Por cierto me alegro de tus palabras en mi space sobre las princesas, porqu� era lo que yo no me atrev� a decir.

Besitos ;)... y a por otras 100.

Munlight_Doll dijo...

Para estar falta de inspiración, no has perdido un ápice tu talento narrativo :) Me han encantado tus descripciones, muy acertadas y bellas :). También considero muy original la historia y la mezcla entre sueño y realidad me ha gustado mucho, aunque me ha costado pillarla (pero también es culpa mía, que hoy estoy espesa)
100 besos y felices 100 frases (y de Pornovirus también)
Mun

Anónimo dijo...

me he perdido, lo siento. Pero volví otra vez (no me doy por vencida a la primera, y menos cuanto me interesa lo que leo). Y no te quiero decir más de lo mismo que el resto así que sólo indico:

Vivimos una realidad completa de sueños, y soñamos la realidad que nos gustaría tener.

1 besito
Jara

larisavel dijo...

Ehhhhh!!! Es el retiro, el estanque del palacio de cristal!!! Pero que pasa, que pasa??? Ha quedado con un amante, hacia donde lleva esa barcaaaaa??!! Ay por dios, que intriga. Me ha encantado esa comparación de la ciudad con un desierto a esas horas, los escorpiones que se dejan ver... muy bueno.

Besitos, y espero continuacion!

Larisavel dijo...

A ver, que lo he vuelto a leer, y ahora he entendido otra cosa. ¿él está soñando? pero yo creia que lo que dice de que estaba durmiendo en el hotel era porque ella no debía descubrirle, no??? Uy que va a ser que no.... Jope, explicamelo, que tengo dos versiones, y si es la primera, quiero que continue!!!!

Ricardo dijo...

Cuenta tu aldea y...contarás Buenos Aires, o la cuidad que fuere.
No conozco Madrid, así que, gracias por llevarme de paseo en este sueño bello.

Felices 100 Cris, un beso.

Eira dijo...

Que gusto leerte mi niña! Tienes razon, no puedo dejar de escribir con la frase numero 100 asi que me voy a poner co ello!

Yo lo interpreto a mi manera: Soñando podemos hacemos lo que nos de la gana y todo lo demás no importa :P


Miles de besitos!

Polux dijo...

sueños de cristal?


...


qué son esos dolores?
o firos de una mañana de invierno?


vaya.

saludos.

niobiña dijo...

Ainssss que bonito!!! Estaba teniendo un viaje astral?? Jooo... Y yo pensando que la iba a encontrar en el retiro en brazos de otro hombre... Que mal pensada soy!!

Me ha gustado mucho!!

100 besines de todos los sabores y 100 abrazos de todos los colores.

~ dijo...

Mientras la ciudad transcurre en su lado cotidiano, nos descubres ese otro donde los sueños cuan eclipse durante un tiempo conviven con la realidad, y esta a su vez con los sueños, y ambos en el instante son lo mismo.
Y ella no lo quería despertar, y él no quiere despertar de su sueño.
Bellísima historia! Y es que Madrid es mágica!!!
Un abrazo!!
Y magia no se pero casi que apelo a ella para que no se vaya la luz de nuevo y me deje por fin leeros :s

Brian Edward Hyde dijo...

Cuando vuelva a Madrid, que sé que volveré, tengo que ir de nuevo al parque, acercarme al agua y respirar la ciudad. Yo es que tengo predilección por los sueños, qué quieres que te diga, así que con eso me tienes ganado. Y encima escribes que te cagas (pretendía que me quedara más poético, jajaa). Gracias por esta historia, por tu postal y por los cuentos que nos quedan por oír.
Besos!
Jose

Darka Treake dijo...

ala... klover...
me ha encantado...

De verdad. Me encanta como llevas el relato, y como terminas, al fin y al cabo, en el mismo punto...no?

y las cursivas... es aquello de lo que ella no se da cuenta?
sublime.

me ha gustado mucho, mucho mucho!!

1bsito,
Darka


PS: qué envidia me das!!
yo también quiero leermelo!!
en cuenta pueda, me lo consigo.

El mundo de Yas dijo...

Dioooosssss...........
Otra diosa de la narrraciooonnnn!!!!
Bueno...
Tampoco es tan malo... eso significa que no hay un ser único...
Precioso sueño realista de una mañana de invierno que me ha recordado esa epoca en la que compartia piso y me levantaba sobre esas horas sin hacer ruido medio desnudo y vistiendome despues de una ignorante ducha matutina que me hacía dirigir irremediablemente a una espera de 5 a 10 minutos para que el bar que habia debajo de mi casa me diese un buen café con leche...

En fin... sueños...
Recuerdos...

Besotes burbujianos.
Mundoyas.

Queralt dijo...

Jo... he tenido que leerlo tres veces, la �ltima lentamente... debo estar espesa ya a estas horas de la noche... pero, cuando lo he pillado (�espero!), me he quedado enganchada... qu� bonito... qu� l�rica, chiquilla.
Desde que se enciende la luz por debajo de la puerta, c�mo sugieres discretamente que la sigue y c�mo le colocas la revista enrollada en el bolsillo trasero... c�mo suben por la verja... para descubrir finalmente que en ese sue�o de cristal, una vez m�s, "alguien" no puede alcanzar aquello que quiere... j�ooo... el amor.
Les deseo a tus protas que consigan encontrase a media ma�ana, tomando un caf� calentito en una de esas cafeter�as que a�n quedan en el Madrid antiguo donde las sillas son de madera oscura, las mesas son de m�rmol blanco y los cristales son biselados y tienen dibujos y mensajes escritos en blando...
Me ha encantado.
Gracias por compartirlo.

Cerecitas revueltas en chocolatito caliente.

Queralt.