domingo, 28 de octubre de 2007

Boquita de pez

Cuentacuentos 32


Esta semana se me ha ocurrido "experimentar" un poco y he grabado el cuento con el micro. Tras varios intentos frustrados este ha sido el resultado. Si tenéis curiosidad pulsad en la grabación de la derecha. Eso sí, mejor que leáis primero la historia a vuestro ritmo y luego lo escuchéis por que creo que he cogido demasiada velocidad...


¿Por qué el mar es azul? me preguntó un día uno de mis peces de colores.

Era domingo y me acababa de aposentar en el sofá. Entre mis manos tenía las dos entradas de cine que acabamos de utilizar mi novia y yo; desde que salíamos juntos mi colección, que había comenzado siendo un crío, había crecido considerablemente. Llevaba guardando aquellos papelitos con una disciplina férrea durante casi dos décadas y ya había completado más de tres álbumes. Cientos de películas, horas, filas y asientos se reunían en el interior de aquellas tapas.

Enfrascado en mi cinéfila tarea la pregunta me descolocó de tal forma que tras escucharla la habitación y todo lo que se encontraba en ella desapareció unos segundos, todo menos la mirada indefinible del pez.

Tras volver de nuevo a la realidad de mi salón-leonera me limité a fingir que no le había oído, algo del todo creíble dado el volumen chispeante de los anuncios de la tele. No supe que contestar y para evitar que se sintiera ignorado me acerqué a la pecera y le obsequié con una generosa ración de gambas disecadas en miniatura. Tanto él como el resto de sus acuáticos compañeros se lanzaron a atrapar las motitas de color naranja con tal velocidad que enseguida formaron una masa multicolor, como una canica gigante. No quiero pensar lo que hubiera ocurrido si se hubieran topado con mi infeliz dedo gordo...

Aquella noche soñé que me convertía en cangrejo. Me encontraba en una sucia jaula de cristal bailando una especie de baile ritual, parecido a una jota aragonesa. Mis potentes pinzas se abrían y cerraban al ritmo y un grupito de preciosas féminas las miraba embobadas. Enajenado por mi orgullo de macho, fantaseando con lo que podía traer la noche, no me di cuenta de que las estilizadas patitas de mis admiradoras huían veloces al barco oxidado de la esquina. Un pulpo color carne envuelto en un guante de látex se abalanzaba hacía mi. Me puse nervioso, mis poderosas pinzas se paralizaron y no supe defenderme.


Entonces un sonido metálico me despertó. Accionada por un matinal resorte, mi mano derecha le propinó la acostumbrada “caricia” de agradecimiento al despertador. Él pareció dirigirme una inquisidora mirada y me di cuenta de que me había equivocado: quedaban horas para las siete de la mañana; el rencor que fluía por mis venas de madrugador obligado me impidió disculparme por el golpe.

Desconcertado, busqué por el piso el origen del ruido que me había robado mi recién adquirida personalidad de cangrejo. Tras mirar en unas cuantas habitaciones, todas inocentes, llegué al foco del desastre. Se había formado un charco enorme e incontables trozos de cristal de diferentes tamaños se habían diseminado por todas partes. De repente reparé en la presencia de mis pececitos, saltando débiles y desesperados entre todo aquel caos. Quité las flores del jarrón que mi novia se había acordado de llenar y fui metiendo una a una a las moribundas criaturas. Mientras yo llenaba la bañera, los peces se iban recuperando poco a poco entre agua con aroma a flores cuyo nombre ignoro e ignoraré siempre.





Continuará...

17 comentarios:

Indi dijo...

que síiiiiiiiii, claro que te echo un cable jamia. Mira el Hotmail que te de dejado mi correo en mensajito.

Un besazo.

___________________ dijo...

Vas, vienes y yo detras. Escrito con corrección inmaculada y con todos los detalles, un cuadro perfecto, vamos una preciosidad.Un tanto surrealista y otro tanto realista(con mil detalles).


Un abrazo,


Pedro

Luz de Luna dijo...

Uf, es muy bueno. La idea de que te lo pregunta el pez, es la ostia. uy, perdón.

Surrealista, rápido, divertido, colorista.

Que me gusta vamos... :)

Besitos.

Luz de Luna dijo...

Ahora vengo de escucharlo, tb. me gusta pero al ponerle voz femenina...hay algo que no me cuadra. ;)

Sólo es una modesta opinión.

synn dijo...

Están tan bien desescritos los detalles, tanto que todo parece una lógica sucesión de hechos, a pesar de los detalles más graciosos, como el sonido chispeante de los anuncios, o la danza cangrejil, o incluso la mirada inquisidora del despertador.

Me ha gustado mucho.

wannea dijo...

no puedo escucharlo...... buaaaaaaaaaaaaaa y sinceramente cuando iba leyendo lo que ponias me lo iba imaginando y me partía, hubo un momento en que recordé cuando me dedicaste un amigo invisible protagonizado por el monstruo de las galletas.... jajajajaja si tengo que definir el relato solo puede ser de una forma... 100% klover!!!!! jajajaja y que es eso de continuará??? e??? tu te crees que me puedes dejar con la danza del cangrejo a medias??? jajajajaja bessos wapa!!!

Darka Treake dijo...

Klover!!

Por qué lo has dejado así??
Y el pobre pez, que casi se muere con la duda... a lo mejor es que quería ir a ver el mar por su cuenta... ahí encerrado mientras tu sueñas que eres un cangrejo...ajajaja

1bsito,
Darka.

~ dijo...

No escribes;casi que creas,como las notas musicales que se van transformando en música tus palabras crean el sonido de la fantasía, das formas a la imaginación,como aquel tetris las figuras se van convirtiendo en peces y estos en vida en un relato maravilloso.
Magia,luz,color y sonido,el silencio calla para escucharte.
Un abrazo enorme!

Marisela dijo...

Increiblemente original tu relato de esta semana. Creo que el pobre protagonista ve demasiadas pelis y vive más bien poco. De eso que una simple pregunta de un pez (de lo más normal) lo ponga a bailar jotas vestido de cangrejo jejejejej.
Un abrazo.

Rose Sepúlveda dijo...

Guardar todos los tickets de cine desde hace años? Jijiji
Muy buena la historia y el experimento genial!

Tormenta dijo...

aqui estoy yo haciendo click como loca en el chisme ese y resulta que me falta no-se-qué plugin :S... nada, lo intento en el curro mañana a ver si escucho algo.
me ha molado un montón, como siempre tu originalidad me parece algo digno de admirar, ese toque de humor surrealismo y todos los matices hacen un redondo comienzo para esta historia.
jo, cómo mola nena!
un besin

Munlight_Doll dijo...

Desde luego que has de continuarlo. Cada vez que te leo te veo mejorar en estilo. Eres muy elegante escribiendo, y me gusta tu sentido del humor (lo de la caricia de agradecimiento al despertador me ha encantado). Además, tienes una imaginación envidiable, ya te lo he dicho en diversas ocasiones, y en esta ocasión has sabido meterte bien en el personake que usas de narrador. ¿Profundizará su amistad con los pececillos? :D

Por cierto, menuda voz ;) Original detalle el de grabarte.

Besones
Mun

Maya Takameru dijo...

Me ha gustado tu "experimento", siempre es interesante leer la historia narrada por el propio autor, que les da el ritmo y la cadencia con las que fue pensada. El relato en sí me ha gustado mucho, una idea original y escrita de una manera muy fluida. Agradecemos a los peces que hayan salvado al cangrejo... Volveré a leer el resto de la historia ^^

JT dijo...

No lo dejes a medias ahora, que nos tienes en ascuas, jeje. Sigo sin imaginarme qué haría a un pez preguntar eso de pronto.

Me encanta cómo conviertes al despertador en un personaje con el que incluso cabría disculparse.

JT dijo...

Pucha, acabo de oír la grabación, y casi me caigo. Llevaba meses creyendo que eras un chico, jajaja.

En fins... estoy tratando de asimilar a "la nueva" Klover.

¿Sabes? Creo que la idea de grabarlo no sólo es preciosa, sino que puede sentar precedente. ¿Te imaginas que todos intentásemos grabar nuestros cuentos? Oiríamos muchas voces diferentes, incluso efectos especiales, y lo mejor, aprenderíamos a contar cuentos de verdad (lo cual no es nada fácil).

Carabiru dijo...

Wow! qué voz tan bonita!!!!!

Karina dijo...

Me esta encantando esa historia y me gustaria saber mas,en q continua?como termina?me tiene cautivada