viernes, 25 de abril de 2008

Pirueta mortal en miniatura


El día 23 tuve suerte:la de dislexias (más conocida como Rayos Uve o -Fernández- de la Vega ) tenía no sé que conferencia así que solo me tuve que quedar a una clase y luego pude salir pitando a la Fnac a por el libro de Berto Romero y su compañero Xavi Tribó (Cero Estrellas. Críticas de un mundo absurdo). Estoy luchando con la tentación de terminármelo de una sentada; prefiero masticarlo y disfrutarlo el mayor tiempo posible, lo cual es complicado porque el cabrón del librito engancha. Las reacciones de la gente son cuanto menos curiosas cuando suelto una carcajada en el autobús o sentada en alguna cafetería. Cuando lo termine, dejaré mis impresiones en forma de entrada (como no) y quizá me atreva a hacerle un guiño en forma de crítica.

A eso de las seis y para aprovechar de alguna forma la tarde/noche de los libros, me pasé por la Escuela de Escritores, donde se habían organizado talleres literarios. Participé en estos tres: “La escritura dramática”, “El relato” y “Dar vida a un folio en blanco”. Me interesó bastante y, de hecho, me estoy planteando apuntarme a algún curso este verano, si no surgen mejores planes (aprovecho para decir que si tenéis habitación libre en el apartamento de la playa, os vais de Interrail u os sobra hueco en la casa del pueblo -a poder ser en fiestas-, gustosamente me ofrezco voluntaria ya que lo único que tengo seguro para verano es Granada y estudiar algun que otro examen para mi adorado septiembre).

Aproveché para seguir con el vicio bertoril en los descansos de los talleres -también me socialicé un poquito pero Berto es Berto- y como se puede comprobar servían vino...


También me presenté a un concurso de microrrelatos (los resultados salen hoy, el premio: un curso en la escuela). En todos los talleres escribí algo (en mi defensa diré que en escasos diez minutos). Os dejo el de el taller de relatos y el microrrelato; el de escritura dramática es bastante bodrio y el del folio en blanco fue un ejercicio de escritura automática (que en mi caso es sinónimo de tres largos folios del todo surrealistas)


Taller de relato

Se trataba de inventarse, en diez minutos, la historia de un niño que quería ser X de mayor pero, por lo que sea, algo se lo impide:

De pequeño me hubiera gustado trabajar en un circo, de equilibrista. Recuerdo que, con cinco o seis años, contaba con una elasticidad que cualquiera de mis hermanas –chicas y, por tanto y en teoría, más ágiles en este sentido- hubiera querido para sí. Me levantaba una hora antes de lo que se esperaría, saltando de la cama a las cortinas y de allí, con ayuda de una pirueta mortal en miniatura, directamente al suelo.

A la hora del desayuno, mis piernas tenían tanta fuerza y ganas que tenía que contenerlas para que no salieran despavoridas a hacer cabriolas al parque, al que acudía a diario a practicar. Había llegado a tal punto de confianza en mi habilidad que me sentía capaz de atreverme con el plato fuerte del apartamento: las cuerdas de tender. Mis hermanas no habían llegado todavía a casa y podía probar mi agilidad sin prohibiciones. Dos semanas de escayola después, decidí que mi nueva profesión tendría un tinte más seguro, por lo que seguir con la tradición familiar en la fábrica de sillones podría ser una buena baza.


Microrrelato


Con 100 palabras -parecía fácil pero vaya...es jodido...- sin contar la frase de inicio (Cuando yo tenía seis años vi en un libro...,-tal y como empieza El Principito-) (como podéis comprobar todo queda en la secta de los niños de seis años...)

Cuando yo tenía seis años vi en un libro una letra que no entendí. Parecía una jirafa en miniatura trazada en tinta negra. No tardé en desechar aquella selvática identidad y, tras una copia minuciosa, comencé la investigación. Comparé el símbolo con todo texto que se me cruzaba, sin ninguna coincidencia. Se lo pregunté a mis padres y me dijeron que era una errata (algún tipo de animal, supongo), un borrón en opinión de mi hermana. Esa misma tarde entró una mosca por la ventana, se posó en mi oído y me aseguró que se trataba de una de las vocales pérdidas de la milenaria lengua de sus antepasados.

Y ya para despedirme decir que he ganado una de las 100 chapas de Estado de chapas: (número 54 de la lista) y, como no, el diseño que elegí tuvo que ver con Mr Nilson. Ya os la enseñaré. Si buscais en la lista de chapas de la primera página encontrareis la chapa de Berto que encargué disponible para todo el que quiera (chapa número 703). Buen finde.


9 comentarios:

Klover dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Munlight_Doll dijo...

Tranquila, yo no he ganado el concurso de TMB, aunque allí reconozco que había calidad. En cuanto a estos dos relatos, te haré mi comentario:

El primer relato, el del niño que quería ser equilibrista, no me ha gustado del todo. Las normas para ese relato te han atado mucho, y no han permitido que desataras tu potencial. Está bien redactado y tal (aunque he echado en falta el "sello Klover" allí), aunque te he visto cuentos mejores, en los que aplicabas más de tu estilo. Pero bueno, las normas no te dejaban hacer más.

El del la letra me ha gustado más. Allí has desplegado tu originalidad e imaginación, incluso has puesto más de tu estilo y gracias a ello has creado un cuento original y tierno. Has sabido aprovechar muy bien las 100 palabras, aunque sé que si hubiera tenido más, te habrías podido soltar más.

Sobre que ganan los pastelosos, estoy de acuerdo. Para ganar un concurso no hay que escribir un cuento original, sino uno pasteloso o más bien polémico. Aunque en algunos sitios valoran la calidad.

¡Ánimo!

Un besote no concursante,
Mun

Klover dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Klover dijo...

No he ganado el concurso ¬¬ se ve que las pasteladas venden más que el surrealismo...

Gracias Mun...;) Sé que es un texto mediocrillo...no pude hacer más (solo tenía 1o minutos...)lo he puesto un poco para mostrar lo que se hizo en el taller (aunque por lo menos me queda el consuelo de que la gente estuvo atenta y no bostezaba como con otros participantes xDDDD)

Klover dijo...

Conociéndome es fácil de adivinar: razón del "borrado masivo": gazapos...

vversus dijo...

Ja ja ja ja
Pues yo me he reído mucho con el relato del niño escayolado, que quieres que te diga.
Me fastidia que la gente siempre se vaya más hacia el lado Corín Tellado de las cosas.
En fin, ya te valorarán. Pocos artistas en vida llegamos a ser reconocidos. xD

Muchos besitos amorosa klover. Y muy buen finde.

Indi dijo...

54 es un buen número ¡¡felicidades! si es que la chapita de Mr Nilson era la caña.
Veo que un tal Nacho ha ganado lo de los microrelatos.
Su relato es una auténtica m. Pero fíjate bien ¿ves esa fórmula? ¿ese formato? si eres capaz de sacar el molde y lo usas a modo de plantilla ganarás todo lo que presentes en cualquier sitio.

Algo del tipo: La mañana era calurosa. Sobre la mesa del despacho el galápago pateaba panza arriba. Nunca entendí el tañido de tu ensordecedora campana, pero me como el bocadillo de chorizo.

Las premisas básicas están asentadas sobre dos refranes míticos: "Esto es como si tienes tos y te rascas los cojones" y/o "Que si quieres arroz Catalina"

No falla, pruébalo. Surrealismo de todo a 100, que me trae a la memoria aquel glorioso capítulo del Pincipe de Bel-Air, en el que Will se hacía pasar por poeta y firmaba como Raphael de la Getto:

"Carambola a la izquierda¡¡, carambola a la derecha¡¡
carambola al centro¡¡
lucha con la tormenta¡¡"

Un clásico ya.

Besosssss

Carlos dijo...

Kloverinspiii!!! xd
Enhorabuena ya sin coña no solo por esta entrada sino por la anterior y en suma por la trayectoria de un tiempo a esta parte en que nos aportas en cada texto un viaje a través de tus líneas por un mundo lleno de imaginación y creatividad.
Como dice Mun y confirma Indi *y ya te decía yo pero me llamas exagerao xd tienes un enorme potencial que afortunadamente estás desarrollando en tus relatos.
El de la letra misteriosa es muy bueno Cris.Un cuento que en cien palabras creo que no le falta de nada.
Y adelante adelante con Nilson´s project!! :)
Un abrazote!

Carabiru dijo...

Mujer! sí te tengo en el feevy! lo que pasa es que lo tengo puesto para que aparezcan los 6 actualizados más recientemente en vez de los 20 que tengo puestos, para que no colapse demasiado la página, jejejeje.

Me ha gustado mucho el relato del niño acróbata, jejejeje.

Ais, ojalá por aquí hiciesen más cursos de esos... que o no los hacen... o yo ni me entero... aissss

Besos!